Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

9 diferencias entre la ganadería ecológica y la ganadería industrial

Cerdos en libertad en la granja san antonio

A medida que avanzamos hacia un mundo más sostenible y saludable, aumentan las alternativas de formas de ganadería ecológica contra los numerosos procesos industriales que se encuentran en el punto de mira por su impacto ecológico. Energías renovables, economía circular, reciclaje de residuos… A diario somos testigos de la transformación de estos sectores, cada vez menos nocivos con el medioambiente. Pero ¿qué pasa con la alimentación?

La ganadería ecológica es una alternativa a la ganadería industrial cada vez más demandada por los consumidores. Sin embargo, mucha gente aún no conoce exactamente qué diferencia a un modelo de ganadería del otro. Entonces, ¿en qué difieren la ganadería ecológica y la industrial?

10 diferencias entre la ganadería ecológica y la ganadería industrial

Bienestar animal

En el epicentro de la ganadería ecológica no solo se encuentra la sostenibilidad, sino también la crianza ética del animal. Para la ganadería industrial, las necesidades del animal son secundarias y apenas se tienen en cuenta. En la ganadería ecológica, por el contrario, el bienestar animal es una prioridad. Los animales viven cómodamente, en espacios amplios o en libertad, y pastan plácidamente al aire libre. Una vida sin sufrimiento, además de digna, es muy saludable y repercutirá en la calidad del alimento final.

Medio ambiente

Uno de los objetivos de la ganadería ecológica supone implementar procesos de producción en armonía con el medio ambiente. Según Greenpeace, en 2019 el sector ganadero fue responsable de un 14,5% del total de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, así como de un 80% de la deforestación de bosques tan importantes como la Amazonia. En la ganadería ecológica, los procesos productivos tienen siempre en cuenta el respeto por el entorno natural y contribuyen a su conservación. Las técnicas productivas ecológicas aumentan la fertilidad del suelo y fomentan la biodiversidad del entorno.

Grano de la granja ecológica San Antonio

Productos químicos

Uno de los puntos clave de la ganadería ecológica es comprender que la salud y el bienestar del animal están directamente relacionados con nuestra propia salud, y cualquier producto nocivo que consuma el animal acabará también en nuestro organismo. Para la ganadería industrial, la primera prioridad es la rentabilidad, no la calidad. En muchos casos y para evitar que los animales caigan enfermos, las granjas industriales administran antibióticos y analgésicos a los animales como medida preventiva y no como tratamiento ante cualquier enfermedad. En las granjas ecológicas se apuesta por tratamientos alternativos y libres de sustancias tóxicas para el consumidor.

comprar-carne-de-cerdo-ecologica-españa

Biodiversidad

La ganadería industrial requiere una gran cantidad de animales, quienes, a su vez, necesitan alimentarse con grandes cantidades de pienso. Según los cálculos de la ONU, alrededor de un 70% de la producción mundial de grano se destina al pienso animal. La conversión de áreas forestales en enormes tierras de cultivo de soja y maíz es una de las principales causas de la deforestación, que desplaza a los animales de la región y los convierte en especies invasoras que, consecuentemente, ponen en peligro a muchas otras especies animales y vegetales.

Alimentación de los animales

La ganadería ecológica le da una especial importancia a la alimentación de sus animales, ya que de ella dependerá la salud del propio animal y, en consecuencia, la del consumidor. Mientras que las granjas industriales alimentan a los animales con piensos compuestos y dietas muy altas en calorías para ganar más peso, las granjas ecológicas apuestan por cereales 100% naturales, libres de transgénicos y pesticidas. En muchas de estas granjas incluso cultivan su propio alimento.

economia rural

Economía rural

A pesar de que pueda dar la imagen contraria, la ganadería industrial no genera empleo ni repobla las zonas rurales. Es más, todo lo contrario. Las granjas industriales automatizan muchos pasos de la producción y concentran a muchos cerdos en muy pocas granjas cuyos empleados pertenecen a empresas de subcontratación. Según los datos del SITRAN (Sistema Integral de Trazabilidad Animal), el censo de cerdos aumentó un 35% en el año 2021 al de 2015, pero los datos de censo de población se mueven en dirección contraria: la población rural en España ha descendido hasta el 20% según los datos del 2020. La ganadería ecológica busca impulsar el crecimiento económico y poblacional de las zonas rurales creando empleo y generando ingresos para los ganaderos locales.

Efectos sobre el suelo

La producción ganadera industrial genera una cantidad de residuos y emisiones insostenibles para el planeta por sus consecuencias para con la calidad del aire y, sobre todo, la calidad del suelo. La contaminación por nitratos, que se encuentran en los excrementos de los animales, aumentó en un 51,5% entre 2016 y 2019 en España, según un informe de Greenpeace del año 2021. Con más de 500.000 explotaciones ganaderas industriales, la superficie afectada por contaminación de nitratos en España alcanza casi una cuarta parte del país. La ganadería ecológica, con su propuesta menos agresiva con el animal y el medioambiente, utiliza los recursos naturales de manera óptima y respeta el equilibrio químico natural del suelo.

Libertad de los animales

Uno de los pilares de la ganadería ecológica es la libertad del animal. Al contrario que en las granjas industriales, en las que los animales viven permanentemente en espacios muy reducidos, en la ganadería ecológica los animales crecen dentro de grandes espacios y en libertad. Pueden pastar y pasearse libremente, por lo que viven sin estrés ni sufrimiento.

10 diferencias entre la ganadería ecológica y la ganadería industrial

Crecimiento de los animales

En las granjas ecológicas es sumamente importante que los lechones crezcan junto a su madre durante todo el tiempo necesario y se alimenten con su leche, que les aporta la nutrición necesaria para un desarrollo sano y fuerte. En las granjas industriales, los animales son separados de sus madres prematuramente, generándoles sufrimiento innecesario y privándolos de los beneficios de la leche materna.

La ganadería ecológica lucha por convertir el sector ganadero en un sector que respeta el medio ambiente, en el que los animales viven dignamente y sin sufrimiento y que produzca un alimento saludable y libre de pesticidas o antibióticos. Granjas San Antonio forma parte de este cambio. Somos una empresa familiar con más de 50 años de historia y apostamos por la carne de cerdo 100% ecológica, libre de sustancias químicas tóxicas y criada en libertad.

Compartir este post

¿Te preocupa tu salud y la de tu familia?

¡Únete a nuestra comunidad y recibe noticias sobre nuestra deliciosa carne de cerdo ecológica!

Otras noticias de Granjas San Antonio